domingo, 23 de noviembre de 2014

PSICOLOGÍA

AGRADECIMIENTO A LA ASOCIACIÓN AEXPE
 
Cuando me enteré de que era una enferma me sentí perpleja, absurda, sola, con miedo, con montones de preguntas que hacer, y a la vez con miedo a que me las contestasen.
 
Había dentro de mí una dualidad:
 
- el ansia de saber 
- y por el contrario el temor que saber, hiciese no poder soportar la nueva información.
 
¿A qué me enfrentaba? me sentía aislada de todos y aislada de mí misma.
 
Comencé a pensar en existía una asociación donde podía dirigirme, personas a quien podía preguntar. Pero ¿quién sería el que me ayudaría? ¿Quién me tendería una mano?  
 
También se presentaba ante mí la idea de: no puedo decirlo. Me mirarán de forma diferente; me verán enferma. ¿Por tanto en que me he convertido?
 
De pronto conozco la Asociación AEXPE. Con terror decido ir, pero que quede claro que yo no soy como ellos, está claro, pero iré, algo sacaré.
 
Al llegar veo caras sonrientes, personas desconocidas pero cercanas, personas accesibles que me entienden, me comprenden, personas que con sus miradas de cariño, me ubican, me dan esa información temida, bien explicada, dosificada, a mi ritmo, a mi entender y de pronto vuelve la vida a mi cabeza, el calor a mi corazón, la alegría a mi sonrisa y la esperanza a mi alma. 
           
Quiero por tanto dar las gracias a la asociación AEXPE que recompuso esos mil pedazos que el mazazo del diagnóstico destrozo en mí gracias.
 
 
Nuria Moreno. 
Psicóloga de AEXPE


No hay comentarios:

Publicar un comentario