sábado, 28 de mayo de 2011

CONCEPTOS

Anquilosis:
 
Existen dos variedades de anquilosis, la ósea y la fibrosa. En la primera, además de la pérdida del espacio articular, podremos observar bandas o puentes constituidos por trabéculas que cruzan de un extremo a otro las superficies óseas articuladas. En el caso de la anquilosis fibrosa las radiografías tan sólo mostrarán marcada disminución del espacio articular o bien, un remanente o vestigio del espacio articular.
  
En la artritis reumatoide, la anquilosis se limita generalmente al carpo y al tarso y suele ser de tipo fibroso, con excepción hecha de la artritis reumatoide de inicio juvenil, en la que se observa anquilosis ósea comúnmente. En las espondiloartropatías seronegativas la anquilosis es de tipo óseo. En la artritis psoriásica, la anquilosis afecta las articulaciones interfalángicas de las manos y de los pies, en la espondilitis anquilosante, además de las articulaciones sacroiliacas, puede presentarse anquilosis de las articulaciones coxofemorales y es particularmente frecuente en la región media del pie en la espondilitis anquilosante de inicio juvenil.
  
La anquilosis se presenta también en las variedades erosiva o inflamatoria de la osteoartrosis y afecta predominantemente a las articulaciones interfalángicas distales.

Fuente: http://www.drscope.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario