lunes, 24 de octubre de 2011

PSICOLOGÍA

LA ALEGRÍA DE TENER ESPONDILITIS
(Testimonio de Nuria Moreno psicóloga de AEXPE)

Es extraño que alguien sienta esta emoción ante una enfermedad inflamatoria, crónica e incapacitante en muchos casos. Pues sí, siento alegría porque toda situación genera una parte positiva y otra negativa. Recuérdenlo, si no el universo no estaría en equilibrio: siempre que se pierde una cosa se gana otra. Es pura física.
Por tanto ante este diagnóstico elegí quedarme con la parte positiva y saborear todo lo que esta enfermedad ha traído a mi vida. Un profundo conocimiento de mi fortaleza. Una mejor aceptación a nivel emocional. Una asociación de amigos donde acudir en cualquier ocasión, ante cualquier nuevo brote de la enfermedad, ante cualquier duda.
Esta reflexión que hago hoy aquí en para agradecer a los miembros de mi asociación y para enseñar a los vecinos de Montijo, afectados o no, que en la Asociación de Espondilitis Anquilosante (AEXPE) he encontrado personas que me han trasmitido calma, seguridad, amparo, sosiego, ternura, compresión y sobre todo he encontrado alegría, porque si hay algo que caracteriza a mi asociación, es una inmensa vitalidad para hacer frente a todos los envites que lamentablemente nos acarrea esta enfermedad y sobre todo, me han enseñado ha hacerlo con alegría.
El sentido del humor o la risa es una de las tres formas en las que el cuerpo es capaz de producir endorfina. Hormonas que produce cada organismo y que poseen un increíble efecto sanador: reconstituye, analgésico y antiinflamatorio.
Está demostrado la relación directa que existe entre el estado de ánimo y el sistema inmunológico. Lo explico mejor con un ejemplo: una habitación de un hospital. Dos enfermos con similares patologías. Al primer enfermo no viene a visitarlo nadie. Al segundo, vienen sus familiares cargados de besos y de anhelos por tenerlo pronto en  casa ¿Quién mejora antes?
Los bajos niveles de endorfina, perjudican el funcionamiento armónico del sistema inmunitario. Así, el aumento de endorfinas que conllevan la risa, la alegría, el optimismo, podrían ser capaces, según muchos estudios, de protegernos (o por lo menos ayudarnos) en la lucha contra las enfermedades.
Tener una enfermedad no es agradable para nadie. Pero si la tienes, lo más saludable es obtener lo mejor de ella.

Página web de Nuria Moreno:

http://www.miterapeuta.es

2 comentarios:

  1. En parte comparto esta entrada, la enfermedad me retiro de mi trabajo y exceptuando que mi economía hace aguas...He encontrado nuevos sabores a la vida. Empece pintando, cosa que continua en mi mente pero ahora me dedico más a diseñar bisutería eso me quita el gusanillo de mi trabajo cuando vendo algo.
    Otra cosa positiva es poder disfrutar más y mejor de mi familia, antes el trabajo me lo sonriente impedía. Sí intento estar sonriente tanto como puedo.
    Pero lo de en parte lo digo por que no puedo atender las tareas del hogar como lo hacía antes, ni puedo andar lo mismo que antes, lo peor que por ejemplo hoy, mi hija se ha quedado en la cama, no puede moverse y eso me duele más que mi propia enfermedad.

    Por otro lado, los dolores en mi ingle izquierda empiezan a ser insoportables. Tengo una cosa que se llama hiperlaxitud, era totalmente de goma, ya no tanto, pues bien ese ser de goma hacía que pudiera cortarme los pies llevando mi pierna muy arriba la doblaba super cómoda, y eso mismo hace que ahora quiera hacer lo mismo, lo hago levantándola con la otra mano, pero... cuando mis pies están ya bonitos y quito la pierna... Los dolores son criminales, y casi no puedo poner el pie en el suelo. Cosas así me recuerdan que aun no quiero convivir con mis limitaciones.

    Y...Ese dolor insidioso me hace tener miedo, mucho miedo, anoche no se por que me desperté con la pierna izquierda apoyando el pie en la cama osea la pierna doblada y... me era imposible devolverla a su sitio, eso también me produce miedo, como me lo produce andar como una viejita o no ser capaz de estando tendida en la cama levantar mi pierna izquierda más de 40 cm.

    Ante todo esto... Hay días que es imposible sonreír.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Haces unas cosas maravillosas en bisutería. Ánimo Criss, tu puedes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar